Archivo de la categoría: Noticias

Noticias de la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón

Gelabert : “Ganar esta vuelta era el objetivo de la temporada”

Tomeu Gelabert, del Respetad 1,5 M., es el vencedor de la XXXI Vuelta Ciclista al Bajo Aragón. El ciclista balear, que se adueñó del maillot amarillo en la segunda etapa, se ha manejado con solvencia durante el resto de la ronda, y ha sido capaz de conservar los tres segundos de ventaja que tenía respecto al segundo clasificado, Álvaro Rubio, del G. D. Llopis.
Tomeu Gelabert, en el podio de la etapa reina, en la Ermita de Fayón.
Tomeu Gelabert, en el podio de la etapa reina, en la Ermita de Fayón.

Cuatro jornadas de lucha, de sacrificio, de pelea. Pero, por fin, llegó la recompensa ¿Cómo se siente el reciente ganador?

Me siento muy contento y muy satisfecho por todo lo logrado.

En la segunda etapa ya se situó como líder y ningún otro corredor ha sido capaz de desbancarle de la primera posición. ¿Tenía marcada en rojo la disputa esta vuelta?

La verdad que sí. Era mi objetivo principal desde el comienzo de la temporada. Llevaba esperando todo el año y al final lo he conseguido.

Sin embargo, el escaso margen de tiempo que ha existido entre los primeros corredores de clasifación la general ha mantenido en vilo la emoción hasta la última etapa. ¿Vio peligrar en algún momento su maillot amarillo?

Sí, porque ha habido una escapada que me ha puesto los pelos de punta. Pero me he puesto a trabajar duro y he podido neutralizarla.

A partir de ahora pasa a formar parte del elenco de ganadores de la ronda aragonesa, en el que destacan, entre otros ciclistas, Luis León Sánchez, Rafa Valls o Fernando Escartín. Un motivo de orgullo.

Claro que sí. Estoy contentísimo y no tengo palabras para describir lo que siento.

Al año que viene da el salto a la categoría junior. Tras la victoria en esta carrera, no le faltarán pretendientes.

De momento, no sé decir dónde estaré la próxima temporada. Ahora mismo, estoy esperando a ver en qué equipo correré al año que viene.

Tomeu Gelabert, junto a Pol Hervás, en la escapada que le dió el maillot amarillo.
Tomeu Gelabert, junto a Pol Hervás, en la escapada que le dió el maillot amarillo.
Tomeu Gelabert, con el maillot amarillo, coronando el Puerto de Mequinenza, en la tercera etapa.
Tomeu Gelabert, con el maillot amarillo, coronando el Puerto de Mequinenza, en la tercera etapa.

Tomeu Gelabert reina en la XXXI Vuelta al Bajo Aragón

El corredor balear del Respetad 1,5 M. ha conquistado la ronda de referencia nacional en la categoría cadete

Sandra Alonso, del G. D. Llopis, se proclamó vencedora en féminas

El ganador de la última etapa fue el ciclista valenciano Alejandro Martínez, que también se llevó la clasificación general de las metas volantes

Podium final, en Caspe, con los ganadores de los maillots.
Podio final, en Caspe, con los ganadores de los maillots.

Tras cuatro duras jornadas de ataques, escapadas, esprínes, caídas y algún que otro abandono, la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón, en categoría cadete, ya tiene ganador. El ciclista mallorquín Tomeu Gelabert, del Respetad 1,5 M., es el vencedor de la ronda bajoaragonesa, que reune a los ciclistas del pelotón nacional e internacional (Francia y Bélgica).

La última etapa, disputada entre Fabara y Caspe, comenzó con ritmo para los corredores. El alto del Portalé, a 8,5 kilómetros de inicio, y el Alto del Vado, en el kilómetro 10 de carrera, sirvieron para que desde el pelotón se dispararán las primeras balas de fogueo, como preludio de lo que iba a acontecer en las tres vueltas al circuito de la localidad caspolina, donde terminó la carrera.

En la primera entrada a Caspe, el belga Dennis Blommen, del Kon Balen BC, y el ciclista del Verde Teruel, Gabriel Llul, saltaron de la cabeza de carrera, en la que apenas quedaban 50 ciclistas. Sin embargo, el intento de fuga de estos dos corredores, al igual que el de la decena de corredores que lo intentaron posteriormente, quedó sofocado por un pelotón donde comandaban los principales favoritos. Al final, la carerra se decidió al sprint, donde Jorge Martínez, del Gandía Jorge-Cannet, impusó su punta de velocidad. En chicas, la más rapida en esta última etapa fue Sofía Rodríguez, del Romovi-Rustic Levante, por delante de la líder Sandra Alonso y de su compañera de equipo, Teresa Ripoll.

Tomeu Gelabert estuvo acompañado en el podio final, por Alvaro Murcia, del G. D. Llopis, y Lars Van Den Berg, del Kon Balen BC, a los que aventajó en la clasificación general, en 3 y 7 segundos. El ganador de la vuelta se mostró muy orgulloso tras la finalización de la etapa. “Realmente había trabajado mucho para esta carrera y venía a ganarla. Por eso, no he podido bajar la guardia hasta que he entrado en meta”, se sinceró el joven ciclista mallorquín.

Dentro de las estructuras aragonesas, el mejor clasificado es el ciclista del Lasaosa, Hugo Sampedro, que finalizó en sexta posición, a 20 segundos de Gelabert. Sin embargo, los 4 segundos de desventaja de Sampedro respecto a Eugenio Sánchez, del Restaurante Zafiro-Calpe, privaron al ciclista del equipo oscense de vestir el maillot blanco, que reconoce al primer clasificado en la categoría cadete de primer año. El corredor del GMC Monaj, Miguel Briz, con licencia de la Federación Aragonesa, fue el ciclista que se llevó el reconocimiento como primer clasificado de la comunidad en la general.

El maillot de topos rojos, que acredita al mejor escalador, y el verde de la Regularidad viajaron hasta Bélgica de la mano de Lars Van Den Berg, del equipo Kon Balen BC. Además, el equipo belga, que repetía participación en la vuelta, ha conseguido llevarse, con una ventaja diez segundos, la clasificación general de equipos, por delante de la formación valenciana G. D. Llopis.

En cuanto al reparto del resto de prendas, Jorge Martínez, del Gandía-Jorge Canet, recogió el rojo de las metas volantes. Junto a estos corredores, posó en la foto final la corredora del G.D. Llopis Sandra Alonso, con el maillot rosa de ganadora. La ciclista del conjunto valenciano superó a las corredoras del Romovi Rustic-Levante, Sofía Rodríguez y Teresa Ripoll, que fueron segunda y tercera, respectivamente, en la clasificación general.

Desde el C. C. Caspolino, su presidente, Héctor Aparicio, quiso agradecer “todo el apoyo y la colaboración de algunas instituciones públicas que sustentan la prueba, asi como el trabajo encomiable de los cientos de voluntarios que, desinteresadamente, colaboran en cada edición con esta vuelta ciclista”.

Marc Brustenga se impone en la etapa reina

El corredor catalán del Autocars Sagales se proclamó vencedor en la subida a la Ermita de Fayón

Tomeu Gelabert del Respetad 1,5 M. mantiene el liderato

El ciclista oscense Hugo Sampedro entró a 12 segundos del ganador y cede el maillot blanco

Marc Brustenga, junto a Lars Van Den Berg y Claudio Jiménez, en el podio de Fayón.
Marc Brustenga, junto a Lars Van Den Berg y Claudio Jiménez, en el podio de Fayón. ANTONIO PARDO

Marc Brustenga se ha proclamado vencedor de la etapa reina de la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón, en categoría cadete, entre Caspe y Fayón. Brustenga, corredor del Autocars Sagales, llegó al Alto de la Ermita de Fayón con dos segundos de diferencia respecto al segundo y tercer clasificado, el belga Lars Van Den Berg, del Kon Balen BC, y el andaluz Claudio Clavijo, del C. C. La Pesquera, respectivamente.

El pelotón ciclista se fragmentó en la subida a Valcomuna, primera cota de la jornada, y no volvió a reagruparse en el resto de jornada. Por delante, tras una escapada frustrada de cinco corredores, se organizó un grupo de unas cincuenta unidades que llegó compacto al inicio de la subida a la Ermita de Fayón.

Por su parte, las féminas comenzaron la carrera, con dos minutos de adelanto sobre el pelotón, en el kilómetro 24 de carrera, situado en el Puerto de Montaña de Mequinenza. Y aunque Sara Martín, del Gerardo de la Calle, permaneció escapada con una ventaja de 40 segundos sobre sus compañeras de carrera, terminó absorbida por el pelotón a menos de un kilómetro para la llegada a meta.

Tomeu Gelabert, del conjunto valenciano Respetad 1,5 M., mantiene el liderato de la ronda bajoaragonesa al terminar la etapa, en quinta posición, a tan solo 4 segundos del ganador. Álvaro Rubio, del G. D. Llopis, continúa como segundo clasificado a tan solo 2 segundos, mientras que Van Den Berg escala a la tercera posición, a 5 segundos del líder, en detrimento del catalán Pol Hervás, del equipo Tomás Domingo, que cae al cuarto lugar.

Respecto a los ciclistas de la comunidad, el primer clasificado de la etapa fue Hugo Sampedro, del Lasaosa, que entró en decimonovena posición, a 12 segundos del vencedor. Sin embargo, el ciclista oscense perdió el maillot blanco, que reconoce al mejor joven. Sampedro, mejor aragonés en la general, se sitúa sexto, a 20 segundos del maillot amarillo, Tomeu Gelabert, y a tan solo 4 del corredor del Restaurante Zafiro, Eugenio Sánchez, primer clasificado en la categoría de cadete de primer año.

En féminas, la corredora Sandra Alonso, del G. D. Llopis, finalizó primera la etapa, por delante de Sara Martín y Sofía Rodríguez, y ostenta, por tercer día consecutivo, la codiciada prenda rosa. Tras la disputa de esta etapa, Rodríguez, del Romovi-Rustic, pasa a ocupar la segunda posición, con una desventaja de 1 minuto y 37 segundos respecto a la líder, y Sara Martín, del Gerardo de la Calle, se coloca tercera, con 3 minutos y 15 segundos.

La turolense Esther Cañete, del C. C. Bajo Aragón Histórico, no pudo acabar la etapa al irse al suelo, debido a una incidencia mecánica con otro corredor, y en la que también se vio involucrada Teresa Ripoll, del Romovi-Rustic Levante.

Al acto de entrega de maillots, acudieron el presidente de la Comarca del Bajo Aragón, Carlos Jerónimo Alastuey, y el alcalde de Fayón, Javier Arbonés. “Es un orgullo para un comarcano que se organice esta vuelta y, desde las instituciones, tenemos la obligación de apoyarla, año tras año, para que continúe”, comunicó Alastuey. Por su parte, Arbonés expresó que “es un motivo de satisfacción recibir otro año más a la vuelta en este bello paisaje, vértice de las provincias de Zaragoza, Tarragona y Lérida”.

Los corredores gozarán mañana de un día de descanso para afrontar, el martes, la última etapa de la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón, entre Fabara y Caspe. El recorrido, de 53,5 kilómetros, se compone de dos cotas de montaña, el Alto del Portalé y el Alto del Vado, situados al comienzo de la jornada, y de tres vueltas al circuito de circunvalación en la localidad caspolina.

C.C. Caspolino

Pol Hervás gana en Maella

El ciclista catalán del conjunto Tomás Domingo se impuso en el sprint a sus cinco compañeros de escapada

El corredor oscense Hugo Sampedro terminó tercero en la etapa

Tomeu Gelabert, que finalizó sexto, se convierte en el nuevo maillot amarillo

Tomeu Gelabert, del Respetad 1,5 M., junto a Pol Hervás, en la escapada.
Tomeu Gelabert, del Respetad 1,5 M., junto a Pol Hervás, en la escapada.

Tomeu Gelabert es el nuevo líder de la Vuelta al Bajo Aragón, tras la disputa de la segunda etapa entre Nonaspe y Maella, de 50 kilómetros. El ciclista del Respetad 1,5 M. cruzó la línea de meta, con una ventaja de 30 segundos sobre el pelótón, dentro de un grupo de seis escapados, entre los que se proclamó vencedor el campeón catalán en ruta Pol Hervás, del Tomás Domingo. Por detrás de él, entró Lars Van Der Berg, del conjunto Kon Balen BC, y de Hugo Sampedro, del Lasaosa. Álvaro Murcia, del G.D. LLopis, terminó cuarto, y Eugenio Sánchez, perteneciente al Restaurante Zafiro Team, fue quinto.

Tras la disputa de la segunda etapa, Tomeu Gelabert es, con un tiempo de 1 hora 27 minutos y 41 segundos, el nuevo líder de la clasificación general, en la que le suceden, Álvaro Murcia del G.D. Llopis, a 3 segundos de diferencia, y Pol Hervás, del Tomás Domingo, a 7.

El maillot rosa, que pertenece a la mejor fémina de la general, no ha mudado de dorsal en esta jornada. Sandra Alonso, de G.D. Llopis, venció la etapa y continúa como primera clasificada por delante de las corredoras del Romovi-Rustic Levante, Teresa Ripoll, a 6 segundos, y Sofía Rodríguez, a 50.

En la ceremonia de entrega de maillots, estuvo presente el consejero de Hacienda del Gobierno de Aragón, Javier Campoy, quien comunicó que “es un evento fantástico y que hay que apoyar desde todas las instituciones para que se mantenga.

Mañana, el pelotón de la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón afrontará la etapa reina de 54 kilómetros, con salida en Caspe y llegada en alto, en la Ermita de Fayón. Por el camino, los ciclistas tendrán que superar tres cotas de altura: el Puerto de Montaña de Valcomuna, en el kilómetro 14; el Puerto de Montaña de Mequinenza, situado en el kilómetro 24; y el Puerto Viejo de Mequinenza, en el kilómetro 37.

C.C. Caspolino

Álex Jaime rompe el crono en Chiprana

Álex Jaime, en los momentos previos a la entrega de maillots.

No había pasado todavía una hora desde el comienzo de la prueba, cuando Álex Jaime se presentó en la línea de meta, pulverizando todos los registros existentes hasta el momento. El corredor del Comdibal desbancaba, con un tiempo de 2:51 segundos, al hasta entonces primer clasificado, su compañero de equipo, Álex Ruiz. Desde ese momento, más de cien corredores se presentaron, de manera intermitente, en la llegada, pero ninguno consiguió rebajar el tiempo del ciclista catalán.

Todo había comenzado horas antes, cuando el speaker dio inicio a la presentación. El recitar de los nombres de cada uno de los ciclistas de los 25 equipos presentes, que desfilaron por el escenario de Chiprana, despertó los primeros aplausos entre el público, donde no faltaban las incondicionales familias. El buen ambiente reinó, por momentos, entre los jóvenes corredores, venidos desde diferentes puntos de la geografía española: Comunidad Valenciana, Murcia, Baleares, Cataluña, Extremadura, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Andalucía y Madrid. Pero el gesto de alegría presente en las caras de muchos de los corredores, tras los reencuentros con los compañeros y amigos del pelotón, se difuminó conforme se acercaba el momento de la carrera.

La árida explanada próxima al lugar de salida de la contrarreloj se convirtió, para la mayoría de equipos, en un improvisado cuartel de calentamiento, donde los ciclistas pedalearon en el rodillo, mientras recibían los últimos consejos y arengas de sus directores. Algunos otros, como los del KON Balen BC belga, prefirieron guarecerse en la sombra que proporcionaban las naves industriales, situadas en la entrada de la localidad bajoaragonesa.

A las 18:00 h., con una puntualidad británica, se dio la salida al primer corredor, David Gijón, del equipo catalán Comdibal. A partir de ese momento, los ciclistas salieron, cada uno, con un intervalo de 30 segundos, para completar la contrarreloj de dos kilómetros; a excepción de los veinte últimos corredores, que lo hicieron cada minuto. El recorrido ya lo habían memorizado horas antes: una corta pero inclinada subida nada más arrancar, la toma por la izquierda de una rotonda para entrar al núcleo urbano de Chiprana, donde seguirían por una de las calles principales hasta llegar casi al final del pueblo. Allí, girarían a la izquierda para encarar la angosta y empinada calle de subida, de unos 300 metros, que les llevaba hasta la Iglesia de San Juan Bautista, donde estaba dispuesta la línea de meta.

Durante las casi dos horas que duró la prueba, la cuesta de Chiprana fue testigo de los rostros de extenuación de los corredores que, en algunos casos, buscaban registrar el mejor de los tiempos y, en otros, acabar dignamente la etapa. Sin embargo, ninguno consiguió batir el registro de Álex Jaime, que paladeó en el podio el dulce sabor del maillot amarillo.

Álex Jaime, primer líder de la Vuelta al Bajo Aragón

El ciclista catalán del Comdibal se impuso con un tiempo de 2 minutos y 51 segundos en la etapa contrarreloj en Chiprana

Podio de la primeta etapa, de izquierda a derecha, Tomeu Gelabert, Pere Tarrazona, Álex Jaime, Sandra Alonso y Joan Bennassar.
Podio de la primeta etapa, de izquierda a derecha, Tomeu Gelabert, Pere Tarrazona, Álex Jaime, Sandra Alonso y Joan Bennassar.

La Vuelta Ciclista al Bajo Aragón ya tiene a su primer líder. Álex Jaime Fernández, del equipo catalán Comdibal, se ha proclamado vencedor de prologo inaugural, de 2 kilómetros, celebrado en Chiprana, con un tiempo de 2:51 segundos. Tomeu Gelabert, del equipo Respetad 1,5 M, marcó el segundo mejor registro, 2:54, y el ciclista valenciano Pere Tarrazona, del club –Gandía Jorge-Canet, fue tercero, con un 2:55.

A las 18:00 horas, David Gijón, del Comdibal, daba la primera pedalada de la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón. Durante las casi dos horas que duró la etapa, un goteo de ciclistas inundó la localidad de Chiprana, cuyos vecinos dispensaron una excepcional acogida a los ciclistas en la soleada tarde. Las angostas y empinadas calles del municipio bajoaragonés, al final del recorrido, sirvieron para marcar las diferencias en el prólogo.

Al término del prólogo, el vencedor de la prueba, Álex Jaime, transmitió su alegría por el triunfo y aseguró que va a dar pelea para conservarlo. “He trabajado mucho para estas carreras y ahora toca esforzarse para mantener el maillot amarillo”, expresó el corredor catalán.

Para encontrar al primer aragonés en la general, hay que ir hasta la vigésimo cuarta posición, donde se encuentra el corredor oscense Rubén Allué, del Lasaosa, con un tiempo de 3:05 segundos.

En cuanto a la clasificación de féminas, Sandra Alonso, de P.C. El Pedal-Llop, fue, con un tiempo de 3:32, la más rápida en detener el cronómetro en la línea de meta, situada a los pies de la Iglesia de San Juan Bautista. La aragonesa Esther Cañete, del C.C. Bajo Aragón-Histórico, finalizó en quinta posición, al marcar un tiempo de 3:40.

El maillot blanco, que reconoce al mejor cadete de primer año, fue a parar hasta Joan Bennassar, de Respetad 1,5M, que registró un tiempo de 2:59 segundos.

Mañana, los ciclistas recorrerán los 50 kilómetros de recorrido de la etapa que une Nonaspe y Maella, con paso intermedio por la localidad de Fábara, donde tendrán que superar, en dos ocasiones, el puerto de montaña de El Tosal.

C.C. Caspolino

Entrevista a José Garcés

“La pasión por este deporte nos mueve a organizar esta vuelta”

José Garcés, presidente del Club Ciclista Caspolino durante 17 años hasta la llegada de Héctor Aparicio.
Una, dos, tres… Y así, hasta 31 ediciones con la que se celebra esta temporada. ¿Cómo surgió todo?
En la localidad de Caspe siempre ha existido una gran afición al ciclismo y se dio una época, a principios de los ochenta, en la que había bastantes corredores jóvenes. Decidimos organizar una prueba para promocionar a nuestros ciclistas y que, de este modo, pudieran competir contra equipos de diferentes puntos de España.
Y de las primeras pedaladas en 1983 al éxito de estos últimos años, en los que el número de participantes inscritos ha rondado los 200.
En los años posteriores, se siguió celebrando la vuelta en las categorías en las que se encontraban los ciclistas de nuestro club, hasta que en la V edición, en la que yo pasé a formar parte de la junta, se decidió apostar definitivamente por la categoría cadete. Siempre hemos trabajado para intentar mejorar cada aspecto de esta prueba y hacerla lo más atractiva posible para los corredores.
Prueba de ello son los corredores que han participado en ella. Entre el elenco de ganadores de esta carrera destacan ciclistas de la talla de Fernando Escartín, Ángel Vicioso o Luis León Sánchez.
El ochenta por ciento de los ciclistas nacionales que forman parte del pelotón han pasado por esta vuelta, y muchos de ellos ya mostraban su potencial. Pero el caso de Luis León es único. En los treinta años que llevo viendo corredores en Caspe, nadie ha ganado con las tablas y la solvencia con las que lo hizo él. Su padre me dijo que había estado toda la temporada preparándose únicamente para ganar esta carrera.
Por el contrario, hay otros que han pasado desapercibidos…
Sí. Sin ir más lejos, el último ganador aragonés de la prueba [en 2000], Víctor Hernández no forma parte del pelotón profesional.
No obstante, la mayoría de ciclistas profesionales han pasado por esta prueba. ¿Qué supone para ellos la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón?
Para ellos, esta vuelta es lo más parecido, en su categoría, al Tour de Francia o la Vuelta España. Es una prueba única en nuestro país y arrastra a muchos corredores. Por este motivo, la Federación Española de Ciclismo se pone en contacto desde hace varias temporadas para que no coincida con los campeonatos nacionales.
Ni Roma se construyó en un día ni la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón se organizó en una semana. ¿Cuánto tiempo requiere la preparación de esta prueba?
Desde el club, se trabaja durante los doce meses del año para sacar adelante esta prueba, ya que hay muchas cosas que hacer: idear un recorrido nuevo, gestionar las inscripciones de los participantes, recabar apoyos económicos, solicitar los permisos y las licencias correspondientes para la disputa de la prueba… Además, todo esto tiene que estar bien coordinado para que existan los menos problemas posibles.
Pese a la crisis del deporte y la desaparición del calendario de algunas de las pruebas ciclistas más importantes, la Vuelta al Bajo Aragón sigue vigente en el calendario. ¿Cuáles son los motivos para que continúe año tras año?
La pasión que se tiene por este deporte es suficiente para que todas temporadas salga adelante este proyecto ciclista que tanto esfuerzo y tanto sacrificio supone a todas personas que están implicadas.
Aunque usted ahora ya está más alejado de todo esto.
Sí. Ahora ya no formo parte de la junta del club, pero, como bien saben los organizadores, estoy a su disposición para ayudarles en cualquier dificultad que les pueda surgir.
Sin embargo, sigue sintiendo el mismo orgullo por la importancia y la trascendencia que tiene esta prueba.
Como miembro del Club Ciclista Caspolino, es difícil de explicar lo que se siente al ver a los corredores competir por las carreteras de nuestra comarca, además de la repercusión económica y mediática que conlleva el acontecimiento deportivo.
Ya han pasado catorce años desde la última vez que un corredor aragonés ganó la Vuelta Ciclista al Bajo Aragón. Barriendo para casa, ¿cree que se puede romper la racha, en esta edición?
En el ciclismo, como en casi todos los deportes, no se puede descartar a nadie. En nuestra comunidad, hay corredores con calidad para darnos alguna alegría. El problema es que en otras regiones, como es el caso de Valencia, hay muchos más ciclistas, lo que aumenta las posibilidades de que, entre los buenos, salga un corredor mejor que el resto.

Un pelotón de 199 corredores arranca mañana en la XXXI Vuelta Ciclista al Bajo Aragón

La carrera, que consta de cuatro etapas, se iniciará en Chiprana con una contrarreloj individual
La ocupación hotelera de la zona se cifra en torno a las 500 personas durante la prueba deportiva

De izquierda a derecha, en la sala de prensa de la DPZ,: Luis Marquina, presidente de la Federación Aragonesa; Francisco Tartajona, vicepresidente segundo de la DPZ; Héctor Aparicio, presidente del C.C. Caspolino, y Pilar Herrero, alcaldesa de Caspe.
De izquierda a derecha, en la sala de prensa de la DPZ,: Luis Marquina, presidente de la Federación Aragonesa; Francisco Tartajona, vicepresidente segundo de la DPZ; Héctor Aparicio, presidente del C.C. Caspolino, y Pilar Herrero, alcaldesa de Caspe.

La XXXI Vuelta Ciclista al Bajo Aragón arranca, mañana (a las 18:00 horas), en Chiprana. Los 199 corredores inscritos darán las primeras pedaladas en un prólogo, de 2 kilómetros de recorrido, por las calles de la localidad.
Esta vuelta, con su particular formato por etapas, se ha consolidado, en las últimas ediciones, como una prueba ciclista de referencia en el calendario de la categoría cadete. “Para los jóvenes que comienzan en cadete, participar en esta vuelta es todo un sueño, porque les acerca a la tipología de las grandes carreras profesionales”, explicó, en la presentación de la prueba, Luis Marquina, presidente de la Federación Aragonesa de Ciclismo. “Quienes hemos tenido la suerte de salir fuera de España para ver el ciclismo, hemos podido comprobar que nadie trabaja en estas categorías como lo hace el Club Ciclista Caspolino. Por eso, además, queremos agradecerles que sigas apostando por la base en vez de hacerlo por un ciclismo más rentable”, añadió Marquina.
En esta edición, el pelotón, compuesto por un total de 29 equipos, contará con la presencia de dos formaciones internacionales, el Kon Bale BC, de nacionalidad belga, y el Tarn et Garone, de origen francés. También formarán parte de la serpiente multicolor doce féminas, cuya presencia han querido reconocer los organizadores. “Creemos en la igualdad, y cada año nos esforzamos para conseguir su participación. Hemos añadido trofeos por etapas para las primeras clasificadas, con la intención de consolidar y dar visibilidad al ciclismo femenino”, explicó Héctor Aparicio, presidente del Club Ciclista Caspolino.
Respecto al recorrido, el cambio más significativo es el paso de la modalidad de contrarreloj a la primera jornada. La segunda etapa, con un recorrido de 50 kilómetros, entre Nonaspe y Maella, permitirá a los rodadores mostrar todo su potencial. Y un día más tarde, el domingo, los jóvenes ciclistas disputarán la etapa reina de esta vuelta, con salida en Caspe y llegada en alto, en la Ermita del Pilar, de Fayón, tras 54 kilómetros. Después de la jornada de descanso, los corredores finalizarán, el martes, con la etapa, de 53,5 kilómetros, que une Fabara y Caspe, donde, finalmente, se darán tres vueltas al circuito de circunvalación, con la línea de meta situada en la Avenida Chiprana.
Esta vuelta, además, supone un revulsivo económico y social para la Comarca del Bajo Aragón y sus alrededores. Tal y como valoró Pilar Herrero, alcaldesa caspolina, “para la ciudad significa mucho esta vuelta como elemento dinamizador y a nivel de proyección. El nombre de Caspe traspasa las fronteras de nuestra comunidad y del país, gracias a la presencia de equipos internacionales”. En la misma línea, compareció Francisco Artajona, vicepresidente segundo de la DPZ, que destacó el impacto económico en el sector de la hostelería y que, también, ensalzó valores del ciclismo como “el esfuerzo, el sacrificio y el trabajo en equipo”, que les motivan a colaborar, en cada edición, con este evento deportivo.